Siempre podemos aprender cosas nuevas cuando estamos dispuestos y abiertos para encontrar lo que estamos buscando, y en esa búsqueda muchas veces de perfección se pasan los días, los meses y los años, y esto nos hace reflexionar ¿Cuándo estamos listos para no comete errores?

Trasladando esto a los negocios, se piensa que los errores humanos son más aptos para las empresas pequeñas, las que anhelan crecer y que están buscando desesperadamente abrirse oportunidades. Pero ya hemos visto en diferentes momentos y escenarios que los errores pueden ocurrir en el momento que menos se espera, o al menos en los momentos que menos se desea.

La entrega número 89 de los premios Óscares, me hace estar muy sensible a la frase “ La última experiencia que tiene el cliente con tu marca, esa es su realidad “, pasaron 89 años sin presenciar un “error” de este grado, mencionar el nombre de una película por otra como mejor película del año; Pudo estar todo el evento a la perfección pero solo bastó un error para que las redes a nivel mundial no se hicieran esperar para compartir este acontecimiento.

En este mega evento pudimos también darnos cuenta de la experiencia de marca que provocaron en las personas que andaban cercanos al evento y los fueron llevando por pasillos hasta que los condujeron a la primera fila donde se encontraban las actrices y actores de renombre provocando en los asistentes una grandiosa sorpresa y alegría, pero de acciones como estas casi no se cuentan.
Lecciones que nos enseña este tipo de eventos

No es lo mismo ser espectador y sentir la libertad de hablar a ser protagonista y estar sobre el escenario.

Ser espectador es una actitud pasiva, no te confronta ni te compromete, no arriesgas y usas el lenguaje como un medio para expresar tu sentir, sólo observas y gritas por las cosas que no estás de acuerdo pero al mismo tiempo no tienes decisión en el evento.

El papel del espectador está predefinido según la voluntad de los protagonistas y así responde a lo que los actores proponen, son como un eco constante.

Los espectadores no están nominados solo tienen acceso al evento y pueden ver y opinar, están dentro del grupo de los que aplauden, se dedican a opinar: No me gusta el la actiz, el actor, la música, etc.

Ser protagonista conlleva una vida de retos, de visión compartida, de ser inspiración para otros, de provocar cosas relevantes en la vida de las personas, pero para que esto suceda será necesario tener claridad en tu propósito y mantener una actitud fuerte ante cualquier adversidad.

3 marcas ineludibles de un protagonista :

• Claridad en su propósito.

• Son líderes naturales que anhelan ser relevantes en la sociedad y siempre tienen algo que contar.

• Provocan el cambio y entusiasmar

Cómo dijo Ralph Waldo Emerson
“ Nada grandioso a sido logrado sin estusiasmo “

Te deseo que seas el ganador en lo que emprendas y que los errores sean el puente para llegar de donde estás a donde quieres llegar.

El autor es Consultor de Marca, Conferencista Internacional, Coach Certificado por ICC de Londres.así como Speaker Certificado por la Cámara Internacional de Conferencistas.

soy@manuelcazares.mx 
www.manuelcazares.mx